Acontecimientos destacados

Acerca de nosotros
Typography

A lo largo de 142 años de existencia, la Cámara de Comercio de la Ciudad de México ha realizado un sin fin de tareas en beneficio de sus socios principalmente, dando como resultado un beneficio para toda la sociedad.

A continuación podrás enterarte sobre aquellos acontecimientos más destacados, en los que la Canaco juega un papel muy importante:

 

Aduana de Veracruz

Durante los años de 1920 a 1925 la Cámara de Comercio de Veracruz y los importadores establecidos en el Puerto, enviaron cartas a nuestra institución, en las que plantearon fundamentalmente dos problemas: el primero relacionado con las dificultades que enfrentaban para surtir a los comerciantes de la Ciudad de México, toda vez que los embarques depositados en la aduana de aquel lugar constantemente eran abiertos y sustraían las mercancías.

Estas mermas representaban pérdidas irrecuperables. El segundo asunto se refería a la prolongada huelga que paralizó el despacho de las mercancías.

Los quejosos indicaban que no obstante que dichas situaciones irregulares eran ya del conocimiento tanto de las autoridades encargadas de vigilar las aduanas como del propio gobernador, no se daba ninguna solución, por lo que solicitaron el apoyo de la Cámara, a fin de obtener respuesta satisfactoria a sus demandas.

Una vez analizados los asuntos por nuestra Cámara, se decidió remitir sendas comunicaciones al Presidente de la República y al gobernador del estado de Veracruz para solicitar su intervención y evitar, hasta donde fuera posible, se siguieran sustrayendo mercancías de importación del recinto aduanero, presumiblemente por empleados o estibadores desleales, que abusaban de sus funciones, así como el daño que causaba el conflicto que paró las actividades en la aduana. También se le hizo ver el riesgo de que los empresarios afectados pudieran acudir a otros puertos para importar sus productos, lo que desde luego sería en detrimento de la actividad económica local.

El gobernador, sintiéndose directamente aludido, respondió recriminando la actitud asumida por la Cámara y negó rotundamente lo que era un secreto a voces: que la desaparición de mercancías en la aduana del Puerto de Veracruz era un asunto cotidiano. Hubo entonces la necesidad de enviarle una segunda comunicación en la que se explicaba que la intención no era faltar al respeto a su alta investidura, sino atender una sentida demanda de los afectados, analizar las pruebas y, si era el caso, poner en práctica medidas o acciones correctivas.

Poco tiempo después, la comunicación con aquellos funcionarios públicos se hizo más fluida y los resultados de esta relación dio interesantes frutos. Finalmente, el señor Presidente, en repetidas ocasiones, solicitó nuestro punto de vista sobre algún tema relacionado con el comercio. ¿Sus nombres? El Gobernador: General Heriberto Jara Corona. El Presidente: General Plutarco Elías Calles.

Cabe destacar que durante la Revolución Mexicana, la Cámara de Comercio de la Ciudad de México participó activamente para evitar el desabasto de la ciudad y la especulación con el precio de los bienes de consumo.

 

Ayuda a damnificados

Los comerciantes de la Ciudad de México, como ciudadanos, también han dado palpables muestras de solidaridad hacia sus semejantes que han sido víctima de fenómenos naturales, como inundaciones o sismos.

Es el caso que diversas poblaciones de los estados de Nayarit, Jalisco, Chiapas y Tabasco, por citar algunos. A lo largo de la historia, dichas poblaciones se han visto seriamente afectadas por el desbordamiento de los ríos que cruzan su territorio, que han provocado serios daños a los asentamientos urbanos.

Otro fenómeno natural que ha causado estragos en los centros de población son los terremotos, que en la década de los 20's ocasionaron el derrumbe de inmuebles, dejando en el desamparo a infinidad de habitantes de Acámbaro.

Nuestra Cámara se dio a la tarea de organizar colectas entre los comerciantes afiliados, quienes de manera generosa y comprometida respondieron con donativos en dinero y en mercancías, mismos que de inmediato se canalizaron por medio de la Cámara de Comercio de la localidad o a través de las autoridades.

El año 1968 fue difícil para la Ciudad de México y para el país en su conjunto. En ese entonces y bajo la presidencia de don Alfredo Santos Mazal, la Cámara jugó un papel muy importante para impedir que los comercios cerraran y así poder contribuir al proceso de normalización de la vida cotidiana en la ciudad, contrarrestando los mensajes negativos que se enviaban al extranjero.

 

Década de los 70's

En 1970, y con el ánimo de seguir contribuyendo a la buena imagen de nuestro país, la Canaco Ciudad de México efectuó con todo éxito el Concurso de Aparadores, con el lema: "De nuevo abrimos los brazos". Cabe destacar que fue un evento que contribuyó a que los visitantes extranjeros y nacionales regresaran a sus lugares de origen con un grato sabor de boca. ¿Los ganadores? H. Steel, Artesanías Mexicanas y El Puerto de Liverpool.

En 1976, instituimos el reconocimiento denominado "Medalla de Honor Canaco al Mérito Empresarial", para reconocer la importante labor social que desarrollan los empresarios de todos los sectores productivos. Entre los merecedores a esta medalla que se entrega anualmente, cabe destacar a Don Pablo Diez, Emilio Azcárraga, Carlos Slim, Ángel Lozada, Pedro Ramírez Vázquez y Carlos Abedrop Dávila, entre muchos otros.

 

La era de la globalización

Años 80's

En 1982, durante la nacionalización de la banca, anunciada por el entonces Jefe del Ejecutivo, José López Portillo, nuestra institución hizo uno de los más contundentes reclamos en contra de esa medida totalmente discrecional.

Durante la crisis que se agudizó a partir de ese año, se emprendieron medidas de apoyo, tanto a consumidores como a empresarios del comercio, los servicios y el turismo, además de haber participado activamente en el llamado "Pacto Económico de Solidaridad".

Fiel a su espíritu de servicio y a pesar de haber sufrido la pérdida de importantes inmuebles durante los eventos trágicos del terremoto de 1985, la Cámara de Comercio de la Ciudad de México participó activamente en campañas de abasto y en el Consejo Consultivo del Fondo Nacional de Reconstrucción, fundado el 22 de octubre de 1986.

Un evento que vale la pena comentar fue la reforma monetaria, que entró en vigor en 1993, con los llamados nuevos pesos. La institución destacó por haber llevado a cabo una amplia campaña de información entre los empresarios del Distrito Federal, para evitar las confusiones que trajo consigo ese cambio sin precedentes.

Años 90's

En 1994, la Cámara de Comercio participó intensamente en negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), en el denominado "cuarto de junto", luego de señalar firmemente a las autoridades gubernamentales la necesidad de que en esa negociación existiera una representación del sector comercial y de servicios.

Años después, en 1997, se reformó la Ley de Cámaras Empresariales y sus Confederaciones, ya que se eliminaba la obligatoriedad de afiliación. Para muchos fue motivo de preocupación, pero para la Canaco Ciudad de México, también significó la oportunidad de diseñar nuevas herramientas que han mejorado nuestra representatividad y la calidad de nuestros servicios. Es verdad que no logramos recuperar el nivel de afiliados, pero sí conseguimos que más del 70% regresara convencido de los beneficios de la pertenencia. Ahora, nuestra representación es totalmente legítima.

Años 2000

Un año histórico para nuestro país, fue el 2000, cuando el 2 de julio, por primera vez en 70 años, un partido distinto al PRI llegaba a Los Pinos. La Cámara de Comercio se convirtió en la sede en la que todos los integrantes del Consejo Coordinador Empresarial festejaron el triunfo de la democracia y así lo reconocieron en una conferencia de prensa posterior al mensaje del entonces Presidente Ernesto Zedillo.

Debemos destacar también el año 2001, cuando gracias a las buenas artes negociadoras del entonces presidente de la Cámara de Comercio, don Roberto Zapata, la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, recuperó el quehacer democrático que un grupo de empresarios del sureste puso en riesgo.

Otro momento político que afectó sobremanera la estabilidad de las empresas del comercio, sobre todo las que se ubican en la zona centro del Distrito Federal, fue el plantón de la autodenominada "Coalición por el bien de todos". La Cámara de Comercio no esperó e inició un fructífero diálogo con las autoridades del Gobierno del D.F., gracias al cual se logró levantar la manifestación y se obtuvo la condonación de diversos impuestos a las empresas que resultaron afectadas.

En más de 100 años, la Cámara de Comercio ha unido esfuerzos con la academia, con la que hemos establecido una fructífera retroalimentación.

Destacan los acuerdos alcanzados con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), el Instituto Politécnico Nacional (IPN), la Universidad Anáhuac, así como con el Tec de Monterrey.

Por citar un ejemplo de estos acuerdos, podemos mencionar al Tec de Monterrey, con quien la Cámara de Comercio coeditó, en 2008: "La República Informal", en cuyas páginas se echan por tierra diversos mitos sobre el ambulantaje y da a conocer información relevante para la atención de este fenómeno socioeconómico.

En 2009, México se enfrentó a una situación inédita; una crisis económica agravada por la contingencia sanitaria, producida por la aparición del virus de la influenza A H1N1. En tales circunstancias, el trabajo de la Canaco requirió de mayor contundencia en diversas tareas. Se trataba de evitar que la Cámara cayera en una situación de insolvencia financiera. Pero lejos de acercarse a la catástrofe, la Cámara se fortaleció en diferentes ámbitos, incluido el financiero.

Al presentarse esta crisis, nuestra institución reaccionó con oportunidad, al activarse su Comité de Crisis y la Comisión de Contingencia para, en primer lugar, garantizar la seguridad de su personal y visitantes, así como para preservar la prestación de los servicios, logrando brindar a nuestros afiliados y a la sociedad en general, el vital apoyo en materia de comunicación sobre el desarrollo de la contingencia sanitaria.

Además, gracias a las demandas de la institución ante autoridades federales y del Distrito Federal, se lograron subsidios y financiamiento para las empresas afectadas.

 

La Cámara de Comercio, Servicios y Turismo de la Ciudad de México, ha trabajado, y lo seguirá haciendo. Los empresarios organizados continuaremos con nuestra misión social: coadyuvar en la creación de las condiciones materiales para la generación de riqueza y la creación de más y mejores empleos; porque tenemos la obligación de retomar el camino del crecimiento de esta gran empresa que es México.