Canaco CDMX orienta a socios en materia de sismicidad

Noticias
Typography
  • muy pequeña pequeña Media Grande Muy Grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La Cámara de Comercio de la Ciudad de México recibió a la Dra. Xyoli Pérez Campos, investigadora del Instituto de Geofísica de la UNAM, quien brindó información a socios de la institución sobre sismicidad y ayudó a desmentir mitos populares sobre este fenómeno.

La doctora Pérez Campos indicó a los presentes que es imposible predecir cuándo ocurrirá un sismo. Aunque existen sismos históricos, no es posible sacar un promedio para conocer el momento en que estos ocurrirán, pues para saber cuándo sucederá un fenómeno sismológico se necesitan tres elementos: Dónde va a ocurrir, a qué hora y de qué magnitud será.

Otra creencia popular que desmitificó fue que los sismos, ‘pequeños’ ayudan a liberar energía, con lo que se evitan otros de mayor magnitud; al respecto señaló que un sismo de cinco grados Richter es 32 mil veces menos intenso que uno de ocho y, en lo que va del año han ocurrido 16 mil 475 sismos ‘menores’, es decir, faltarían varios movimientos más para evitar otros.

Asimismo, la investigadora recalcó que no es posible aprovechar la energía de los sismos. Además, indicó que el Servicio Sismológico Nacional (SSN) no cuenta con una aplicación para dispositivos móviles propia para alertar sobre éstos y las existentes sólo replican la información que el SSN publica.

Durante su exposición aclaró conceptos como ‘magnitud’ e ‘intensidad’: La primera es el tamaño, la energía liberada y es presentada por un número. Mientras que la segunda es la violencia del sismo que se clasifica en 12 categorías  y para medirla se realizan encuestas para saber ‘cómo lo sintió la gente’.

Expuso que se cuenta con un registro de sismos, que se hace a través de una red de 168 estaciones distribuidas por todo el país, 32 de ellas se encuentran en el Valle de México. Aunque, en países como Japón cuenta con tres redes, indicó la especialista.

Destacó que la red surgió en 1905, tras una reunión internacional a la que Porfirio Díaz asistió, cinco años después fundó el Servicio Sismológico Nacional que inició operaciones con nueve estaciones y tomaba aproximadamente una semana conocer la magnitud y epicentro de un sismo.

Al final indicó a los asistentes que si ven alguna predicción de un sismo o terremoto, es preferible ignorarla, mas no 'bajar la guardia', pues México es un país altamente sísmico.