Salario debe garantizar vida digna: Humberto Lozano

El presidente de la Cámara de Comercio de la Ciudad de México participó en la mesa de trabajo con motivo del Día del Trabajo, denominada Salario mínimo: Por un nuevo consenso económico para México

En el marco de la conmemoración del Día del Trabajo, el gobierno de la Ciudad de México convocó a miembros de su gabinete, estudiosos en la materia y empresarios a la mesa de trabajo Salario mínimo: Por un nuevo consenso económico para México, en la que Humberto Lozano Avilés, presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco) de la capital, acudió como representante del sector empresarial.

Durante su participación, Lozano Avilés subrayó que “para convertirnos en una economía de vanguardia es necesario avanzar en el tema de los salarios, discusión que tuvo origen en el gobierno que encabeza el doctor Miguel Ángel Mancera y que se ubicó en su momento al centro del debate nacional”.

Enfatizó la importancia de integrar un nuevo esquema laboral “que nos permita enfrentar con éxito las condiciones que han derivado de las medidas tomadas por el gobierno de Donald Trump, la dinámica de la economía regional de mercado y de la post globalización”.

“Si logramos un acuerdo salarial más justo, con características modernas, consensadas, estaríamos en condiciones de impulsar otros cambios, incluso desde el punto de vista tecnológico”, dijo.

Señaló que actualmente también es necesario "concebir nuevos esquemas de pago que vayan más allá del salario mínimo”, al señalarse repetidas veces que éste continúa lejos de cubrir, siquiera, la canasta básica de alimentos.

Asimismo, el presidente de la Canaco CDMX indicó que los esquemas de operación sindical deben sufrir modificaciones, “pues ya no se trata de defender grandes concentraciones de trabajadores, sino de luchar por mejores condiciones de capacitación, profesionalización y movilidad social”.

Por su parte, el jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera Espinosa, lamentó que pese a que se cuenta con una alta productividad en el país, “el salario de México sea prácticamente el más bajo del mundo”, y que el mensaje que se está enviando a la población –erróneamente- sea que “el trabajo formal genera pobres”, por lo que urgió a las autoridades federales a incrementar el salario mínimo.

En ese sentido, Mancera Espinosa dio a conocer que solicitó al gobierno federal que para este mes, el salario mínimo incremente a al menos 92.40 pesos, lo mínimo necesario para subsistir, es decir, éste es el precio exacto de la canasta básica de alimentos.

“El incremento del ingreso es sustancial para el fortalecimiento del mercado interno, el crecimiento económico y la seguridad nacional”, aseveró.

En la mesa de trabajo Salario mínimo: Por un nuevo consenso económico para México, también participaron el maestro Eduardo Vega, Presidente del Consejo Económico y Social de la Ciudad de México (CES CDMX); Agustín Rodríguez Fuentes, presidente del Sindicato de Trabajadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (STUNAM); Salomón Chertorivski Woldenberg, Secretario de Desarrollo Económico de la CDMX y Patricia Mercado, Secretaria de Gobierno de la CDMX.

Cabe destacar que Eduardo Vega, Presidente del CES CDMX, informó que actualmente en México 46% de su población vive en condiciones de pobreza, por lo que “el tema del incremento al salario mínimo es un asunto público de primera importancia, principalmente en materia ética, de impulso al dinamismo al mercado interno, que lo merece y necesita, y porque es necesario para la inclusión social”.

Y acentuó que bajo estas condiciones “estar empleado no significa salir de la pobreza. Estamos en el momento justo para aumentar el salario mínimo”, que es necesario y urgente que deje de estar “imposibilitado de cubrir siquiera la canasta básica de alimentos; es urgente, conveniente, responsable, económicamente importante y socialmente incluyente”, remató.

Por su parte, el presidente del STUNAM aseveró que “nuestro país requiere de una reforma social, luchar por una nueva sociedad democrática que impulse políticas públicas estratégicas enfocadas en el salario” para poder enfrentar las crisis por las que atraviesa.

Cada uno de los oradores hizo especial énfasis en la disimilitud que guarda el valor del salario mínimo con la productividad de los trabajadores, y comparándolo con otros países de América Latina, cuyos trabajadores obtienen ingresos mínimos muy por encima de los de nuestro país.