Cata de vinos

La experiencia de catar un vino

 

¿Sabías que... Con la llegada de los españoles, arribó a estas tierras una bebida considerada sagrada para los antiguos europeos?

Desde entonces es curioso como las condiciones climáticas de México favorecieron el crecimiento de la vid en el nuevo mundo.

Fue entonces que, gracias a las condiciones climáticas de México, nuestro país se convirtió en el primero donde se comenzó a producir vino, con motivos religiosos y de maridaje.

Se le atribuye a los Jesuitas y Franciscanos el cultivo de la vitis vinífera por toda la península de Baja California, posteriormente se expandiría a lo que es hoy, Guanajuato, Querétaro, Zacatecas, Aguascalientes, Durango, Coahuila y Sonora, que actualmente son los estados productores de vino mexicano por excelencia.

 

Hoy en día, el vino se consume con diferentes propósitos y es muy usado en eventos de diversa índole; esto se debe a que es una bebida de constitución algo compleja, con muchas características apreciables y que deleitan los sentidos.

 

¿Cata de vinos?

Existe una técnica para poder apreciar a una escala mayor, sensorialmente hablando, un vino. La cata de vinos que, por definición, es la experimentación de sensaciones y apreciación de su sabor o su calidad, es la técnica que ha sido utilizada por años, por los más grandes expertos y personas que siempre gustan de disfrutar esta bebida.

 

En general existen 3 fases indispensables para realizar esta actividad:

 

  1. Observación.

Se comienza descorchando la botella y sirviendo un poco de vino para después tomar la copa por la base o tallo e inclinándola para observarlo, con la finalidad de evaluar aspectos como la nitidez, la intensidad, el color y otros como las lágrimas, burbujas…Y, por supuesto, detectar cualquier imperfección o defecto que pueda tener el vino.

 

  1. Olfato.

El segundo paso es acercar la copa a la nariz para tratar de identificar los aromas primarios, es decir, aquellos que proceden de las uvas, de la naturaleza, frutales, del terreno. Posteriormente se analizarán los aromas secundarios, esos que se producen durante la fermentación de la uva o en los distintos procesos de vinificación. Igual que el paso anterior aquí podremos detectar si algún aroma no es el adecuado según el tipo de vino que estemos catando.

 

  1. Degustación.

En este punto el vino por fin llega a la boca donde se dará un pequeño trago para percibir así todos sus sabores (dulce, ácido y amargo) a través de la lengua. Después se analizarán aspectos como la textura o la astringencia, en los que también intervendría el sentido del tacto.

Posteriormente se procederá a expulsar el aire por la nariz para percibir lo que queda del sabor del vino al tomar ese primer sorbo.

 

Dependiendo de cada tipo de vino o localidad los pasos y los sabores pueden variar un poco, pero una cata de vinos es una experiencia que no te puedes perder. Por ello en Cámara Nacional de Comercio de la Ciudad de México se llevará a cabo una cata de vinos el próximo miércoles 13 de marzo, a las 19:00 h, donde, de la mano de la Asociación de Sommeliers Mexicanos haremos de esta experiencia un deleite para tus sentidos.

 

El costo por persona será de $650 y la invitación está abierta a aquellas personas que tengan el deseo de conocer y aprender a degustar tres vino de la casa La Cetto.

 

Aún estás a tiempo de reservar tu lugar, llámanos al: 3685-2269 ext. 1312 o 1313  o escribe a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

 

No querrás perderte esta experiencia. 

Blog CANACO CDMX Paseo de la Reforma No. 42, Col. Centro, Delegación Cuauhtémoc, C.P. 06040.